Síntomas y diagnóstico de la enfermedad de las venas

¿Sabía que aproximadamente el 20% de los estadounidenses sufrirán venas varicosas durante su vida? Afortunadamente, esta condición médica es tratable, con varias opciones de tratamiento disponibles. Pero, ¿qué síntomas de la enfermedad de las venas debe buscar antes de buscar ayuda médica? ¿Cómo diagnosticará el médico sus síntomas antes de tratarlo? Esta publicación responde a estas preguntas críticas. Sigue leyendo para aprender mas.

Síntomas de la enfermedad de las venas

Los síntomas de la enfermedad de las venas difieren, según los niveles de gravedad de la afección. En su mayoría, la afección se manifiesta como venas hinchadas y agrandadas, especialmente de color azul o morado oscuro. Algunos signos tienen una apariencia torcida, abultada o abultada. Otros síntomas incluyen los siguientes:

  • Piernas doloridas, pesadas e incómodas;
  • Pies y tobillos hinchados;
  • Calambres en los músculos de las piernas, principalmente por la noche;
  • Piel fina, con picazón y seca sobre las áreas afectadas;
  • Ardor en las piernas;
  • Piel seca y cambios de color en la parte inferior de las piernas.

Diagnóstico de varices

Los médicos pueden diagnosticar los síntomas de la enfermedad de las venas de diferentes formas. Es aconsejable visitar a un médico generalista si tiene alguno o algunos de los síntomas anteriores, aunque no le causan molestias. Los médicos diagnostican este trastorno de las venas observando su apariencia física. Ellos examinan sus piernas mientras están de pie para detectar cualquier inflamación. Además, es posible que le pidan que describa cualquier dolor que sienta y afecciones que podrían empeorar su afección. Por ejemplo, los ciclos menstruales de algunas mujeres afectan sus venas varicosas.

Los médicos también investigan los siguientes factores de riesgo:

  • Historia familiar;
  • El embarazo;
  • Obesidad;
  • La trombosis venosa profunda;
  • Un historial de lesiones en la pierna.

A veces, un médico general puede derivarlo a un especialista en venas si presenta alguno de los siguientes signos graves:

  • Sus venas varicosas le causan dolor, molestias, malestar, inflamación, pesadez o picazón;
  • Un cambio en el color de la piel de las piernas;
  • Otras complicaciones de la piel que surgen de las venas varicosas;
  • Varices endurecidas y dolorosas;
  • Si tiene úlceras en las piernas.

Cuando el examen llega a este nivel de referencia, el especialista realiza una ecografía dúplex. Este método utiliza ondas sonoras de alta frecuencia que fotografían las venas de las piernas. Esta fotografía revela su flujo sanguíneo y ayuda al especialista a detectar cualquier válvula dañada detrás de su condición.

Seis peligros de ignorar los síntomas de la enfermedad de las venas

La mayoría de las venas varicosas no son dañinas y no requieren atención médica a menos que le duelan o le hagan sentir incómodo. Sin embargo, algunos casos pueden empeorar y desarrollar complicaciones. Estas complicaciones pueden causar muchos otros riesgos graves para la salud a menos que los trate a tiempo. A continuación, se muestran algunos de los peligros ocultos de retrasar el tratamiento de los síntomas de una enfermedad venosa grave.

Las venas varicosas graves no tratadas pueden causar hinchazón de las piernas. La razón es que a medida que aumenta la presión dentro de las venas, los fluidos sanguíneos pueden fluir hacia los tejidos cercanos y causar hinchazón. En algunos casos extremos, la hinchazón puede ser tan grande que es posible que sus piernas ya no quepan en sus zapatos. Además, su piel afectada puede comenzar a filtrar líquidos transparentes o amarillentos.

También corre el riesgo de desarrollar úlceras cutáneas si retrasa el tratamiento de los síntomas de la enfermedad de las venas. Las venas hinchadas causan hinchazón, que gradualmente produce cambios en la piel. En consecuencia, su piel pierde su capacidad para curarse de heridas leves. La razón es que los tejidos inflamados limitan el flujo de nutrientes y oxígeno a los tejidos afectados, reduciendo así el poder curativo natural del cuerpo. Además, la tensión tisular en curso previene los procesos de curación, produciendo úlceras.

La infección de la piel es otro riesgo potencial de retrasar el tratamiento de los síntomas varicosos. Esta posibilidad es el resultado de una hinchazón que estira los tejidos corporales. Todo el estiramiento del tejido corporal afecta el poder curativo natural del cuerpo y la defensa contra diversas infecciones. La inmunidad reducida expone al cuerpo a las bacterias que viven en la piel cuando ingresan al cuerpo. Tales infecciones requieren medicación para su tratamiento.

El sangrado es otro peligro de retrasar el tratamiento de las venas varicosas graves porque este trastorno causa niveles excesivos de sangre en las venas debajo de la superficie de la piel. Eso significa que tiene mayores posibilidades de sangrar demasiado si algo golpea o corta sus venas. Además, corre el riesgo de sufrir fuertes hematomas si un objeto golpea su piel.

También corre el riesgo de que la sangre se coagule si no trata las venas varicosas graves. Se estima que alrededor del 3% de las personas a las que afecta este trastorno de las venas también desarrollan coagulación sanguínea.

Por último, también corre el riesgo de desarrollar una trombosis venosa profunda si retrasa el tratamiento de este trastorno venoso. Aunque es raro, alrededor del 25% de las personas afectadas desarrollan esta complicación. Esta condición es grave y requiere atención médica urgente. Puede provocar hinchazón y dolor en las piernas. Peor aún, hay muchas posibilidades de que una parte o toda esa sangre coagulada llegue a los pulmones, provocando una afección potencialmente mortal llamada embolia pulmonar.

Está al tanto de los síntomas de la enfermedad de las venas, su diagnóstico y los peligros de retrasar su tratamiento. Utilice esta valiosa información para tomar decisiones acertadas y oportunas.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *