¿Qué es la depresión? ¿La depresión es genética?

Nunca es fácil vivir con depresión o incluso ser testigo de cómo un ser querido se enfrenta a ella. La depresión, también conocida como depresión clínica o trastorno depresivo mayor, es un trastorno psiquiátrico que afecta la salud mental.

Invariablemente crea períodos persistentes de desesperanza, pérdida de interés y motivación y tristeza. Las preguntas frecuentes incluyen “¿Es depresión clínica genética? ” Sí, es posible. Sigue leyendo para saber más.

Depresión: una visión más profunda

La gente suele confundir la depresión con la simple tristeza. Es un error. Mientras que la tristeza es una emoción, la depresión es un estado mental. Afecta la salud, el comportamiento y el estado de ánimo en general. También se ha vinculado a variaciones genéticas únicas.

La depresión puede causar diferencias en el apetito, tal vez comer muy poco o comer en exceso. También puede alterar los patrones de sueño, ya sea provocando insomnio o susceptibilidad a largas horas de sueño.

El letargo, la fatiga mental, la falta de concentración y otras dolencias a menudo acompañan a estos cambios. Principalmente, la depresión es una enfermedad mental. Sin embargo, es pertinente saber que también puede tener efectos físicos. Estos incluyen dolores de cabeza, dolores inexplicables, pérdida de reflejos o problemas de digestión.

La depresión es una enfermedad desgarradora para vivir o presenciar. Rara vez es poco común que una persona con depresión se sienta separada de la vida, sin ganas de vivir. Puede que les resulte difícil seguir con su vida diaria o realizar las tareas necesarias.

Las causas de la depresión

Es bastante difícil identificar una sola razón para la depresión. La depresión no siempre es una sola enfermedad mental; varios otros trastornos pueden girar en torno a ella. ¿La depresión es genética?? Siga leyendo para obtener más información.

Varias condiciones de salud están estrechamente repletas de depresión. Estos involucran distimia, trastorno afectivo estacional y depresión perinatal o posparto. El trastorno bipolar, otra enfermedad mental, implica episodios maníacos y depresivos.

Los factores ambientales o no genéticos juegan un papel crítico en el estado mental general de una persona. El entorno en el que una persona crece y experimenta puede causar depresión.

Los eventos traumáticos o estresantes en la vida, como la muerte de un ser querido o el abuso, son factores importantes que pueden causar depresión. Un cambio repentino y no solicitado en los niveles de comodidad y el entorno también tiene el poder de desencadenar la depresión.

Las enfermedades físicas también pueden inducir depresión. Los pacientes de enfermedades como el cáncer, los dolores crónicos y la enfermedad de Parkinson tienen una alta probabilidad de desarrollar esta enfermedad mental de una forma u otra.

¿La depresión es genética?

Las preguntas comunes que la gente hace incluyen “¿Es genética la depresión clínica?? ” Según los investigadores, alrededor del 40% del total de casos de depresión se deben a factores genéticos. Nuevos hallazgos en este campo han revelado un gen -cromosoma 3p25-26- prevalente en numerosas familias con depresión recurrente.

Los científicos están de acuerdo en que la depresión a menudo es hereditaria, lo que implica que puede ser genética o hereditaria. La investigación en este sector es relativamente nueva y en la actualidad se dispone de muy poca información concreta. Leves diferencias en varios genes pueden unirse para causar depresión.

Hay otro aspecto familiar a considerar cuando se trata de depresión. Si un niño o incluso un adulto vive en un entorno con un padre o un hermano deprimido, correrá un alto riesgo de desarrollar la enfermedad.

Son casi tres veces más susceptibles a padecer la enfermedad. A menudo, se debe a una imitación del comportamiento o la conducta de un padre deprimido. La desensibilización hacia la depresión desde una edad temprana también puede aumentar el riesgo de que un niño la desarrolle.

Existen innumerables trastornos genéticos en biología. Varios de estos trastornos genéticos pueden tener efectos que pueden dar lugar a estados depresivos. En este sentido, la depresión resulta ser una enfermedad ligada a la genética en lugar de surgir de ella. Variaciones genéticas únicas entrar en juego también.

Un desequilibrio en la serotonina, la sustancia química que hace que las personas se sientan bien, está relacionado con la depresión.

Para resumir

Si sufre de depresión o conoce a alguien que la padece, es posible que se pregunte si es curable. Desafortunadamente, no existe una solución o respuesta única para esto. La depresión es una condición intrínsecamente complicada sin caminos concretos hacia una cura. Sin embargo, es posible tratar esta enfermedad mental.

Hay varios medicamentos que un profesional médico puede recetar para ayudar a sobrellevar la depresión. La forma más eficaz de lidiar con la depresión es acudir a un terapeuta o psicólogo. Todos merecen sentirse felices; si está luchando contra la depresión o conoce a alguien que lo esté, busque ayuda profesional.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *