¡Los masajes tántricos son mucho mejores de lo que piensas!

masaje tántrico es un masaje integral en todo el cuerpo incluyendo los genitales para estimular nuestra energía sexual. A partir de ahí, con masajes y movimientos específicos, expandiremos esa energía hacia el corazón y luego hacia todo el cuerpo.

qué-es-masaje-tántrico-formas-de-probar-en-casa

Esta energía sensual, sexual, una vez que alcanza un cierto grado de intensidad, se convierte en amor. En este punto, la persona que recibe el masaje pasa de sentir una relajación moderada o profunda y al mismo tiempo sentir una activación sexual, una excitación un poco inusual ya que no estamos enfocados solo en los genitales sino en todo el cuerpo.

La energía del masaje

El masaje tántrico es como una puerta que nos lleva a otro estado de conciencia. Prácticamente podemos trasladar este masaje a nuestra habitación, integrarlo y compartirlo con nuestra pareja descubriendo un nuevo mundo de sensaciones.

Es una alegría conectar, no solo con uno mismo sino también con quien transmite el mensaje. Este estado de conciencia expandida comienza a elevar la vibración con más fuerza. Por eso se dice que el tantra es una “meditación”. Es decir, el masaje puede llegar a tal estado que sintamos la luz, la paz, y la canalizamos con la otra persona.

Integración con la vida sexual

Aunque este tipo de masaje trabaja las energías de una forma muy particular, debemos aprender a afrontar y disfrutar de los momentos más intensos. Esto se puede hacer en una relación sexual. Puede convertirse en una rutina.

Los masajes tántricos buscan:

  • Trabajar en consulta con un propósito terapéutico.
  • Trabajar en pareja, como método para mejorar las relaciones sexuales.

Lo que se busca es interactuar en plena comunión. Tienes que compartir. Es fundamental encontrar un punto de conexión interno, ya sea a través del corazón, los sentimientos, los pensamientos o el yo superior.

Dentro de los masajes recibidos (alivian el dolor causado por golpes o contracturas, roturas de fibras, etc..) los masajes clásicos se distinguen de los avanzados.

Muchas veces, un masaje clasico se puede transmitir con el cuerpo del maestro en el cuerpo receptor. Mediante algunas técnicas diferenciadas, la energía sexual o “Kundalini” se estimula. También hay masaje avanzado para hombres y mujeres, en el que la masajista utiliza los pies.

El Kamasutra y los cuerpos

En otra línea similar, están los “Masajes interactivos”. Estos masajes tántricos son similares a los vistos anteriormente aunque se suman caricias compartidas y plena conciencia del placer, dando lugar a clásicos o avanzados. Posturas del Kama Sutra.

Después de iniciar la sesión con el “Pareja íntima” fase, si la conexión entre profesor y receptor es muy fuerte, nos movemos hacia la “Pareja sagrada” fase. La terapia manual se combina con la terapia corporal para brindar una experiencia de sensualidad, de erotismo compartido en pareja.

Finalmente, si ha alcanzado un alto grado de unidad, puede pasar al “mayor” masajes para dos o Siddhartha en pareja. Esta intensa fricción estimula la creación de un mundo lleno de íntima sensualidad.

Estado de relajación

El masaje tántrico llega a un punto donde entramos en un estado de relajación, silencio interior, alegría, conexión con lo más alto, la alegría de estar, de estar vivo. La masajista debe saber manejar muy bien las etapas y saber reconocer los tiempos para canalizar mejor la energía y que el masaje sea lo más natural posible. El erotismo debe estar presente en el entorno.

Resumiendo

Sesiones tántricas son ideales para parejas. No siempre tiene que ser una ocasión especial para aprovechar los beneficios y virtudes de esta disciplina.

Aunque los tratamientos o masajes en las clínicas de fisioterapia, destinados a aliviar dolencias, también pueden provocar placer, el placer es el concepto primordial de los rituales tántricos.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *